Share
.vc_custom_1474730300337{border-bottom-width: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}.vc_custom_1474932875880{padding-top: 150px !important;}

Teobaldo Power

Teobaldo Power es el autor de los Cantos Canarios y, de rebote, inspirador del Himno de Canarias. Pese a su corta vida, nos dejó mucho más. Fue un talento precoz que tuvo en el piano el mejor medio de expresión de su arte. Nació el 6 De enero de 1848.

Murió de tuberculosis, con sólo 36 años, pero fue suficiente para legarnos la obra sinfónica más importante de toda la historia de Canarias, expresión, además, como no podía ser de otra forma en un músico romántico, de las raíces más profundas del Archipiélago. Teobaldo Power es el autor de los Cantos Canarios y, de rebote, inspirador del Himno de Canarias. Pero, pese a su corta vida, nos dejó mucho más. Fue un talento precoz que tuvo en el piano el mejor medio de expresión de su arte.

Compuso sus primeras piezas a los 10 años. Fue su padre quien lo inició en el mundo de la música y fue también su padre quien, viendo el talento del pequeño Teobaldo, se lo llevó a Barcelona en 1858. Allí estudió con Gabriel Balart y se preparó para su ingreso en el Conservatorio de París. Ocho años de formación entre Barcelona y la capital francesa que dejaron a un músico con 18 años intentando abrirse paso como concertista en un complicado panorama que ocupaban maestros como Liszt. Viajó a La Habana donde conoció el nacionalismo musical, que sería clave en su obra. Regresó a París, pero el estallido de la guerra franco-prusiana le hizo volver a España. Madrid se convirtió en su ciudad de residencia más estable, aunque con breves estancias en Tenerife, Barcelona, Madeira, París, Lisboa… En Madrid, obtuvo la plaza de segundo organista de la Capilla Real y la cátedra en el Conservatorio. Su prestigio académico se transformó en prestigio como músico a partir del estreno de los Cantos Canarios, éxito inmediato. Pero Teobaldo Power no pudo disfrutarlo durante demasiado tiempo.