Share
.vc_custom_1474730300337{border-bottom-width: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}.vc_custom_1474845932017{padding-top: 150px !important;}

Comba

Practicado especialmente por las niñas, la comba sigue siendo en nuestros días un juego que no sólo no ha perdido popularidad, sino que además es utilizado por muchos deportistas como ejercicio en sus entrenamientos. Es un juego, donde siempre hay que saber llevar el ritmo para no tropezar con la cuerda y se suele practicar individualmente, con una cuerda corta de unos dos metros o en grupo, con cuerdas más largas. Muchos de los juegos, van acompañados con canciones tradicionales, que marcan el ritmo de giro de la cuerda y al que todos los jugadores se tienen que adaptar para no cometer un fallo.

Cuando se juega sólo, cada mano coge un extremo de la cuerda y se salta combinando los movimientos: con los pies juntos, a la pata coja, cruzando los brazos, saltando al mismo tiempo dos jugadores.

Con cuerdas largas, dos jugadores se encargan de hacer girar la cuera y los demás saltan siguiendo un turno, entrando y saliendo. Los juegos más conocidos son: “seguir al jefe”, éste entra saltando, canta una canción y sale, seguidamente, entra el segundo y hace lo mismo. Otro juego, consiste en que los jugadores entran, siguiendo un turno en la cuerda, saltan una vez y salen. En la segunda vuelta, saltan dos veces y así sucesivamente. “El balanceo”, es una modalidad de juego, donde la cuerda en lugar de girarla se balancea de derecha a izquierda. Una de las variantes más complicadas es la que se hace utilizando dos cuerdas simultáneamente.