Share
.vc_custom_1474730300337{border-bottom-width: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;padding-left: 0px !important;}.vc_custom_1474730681327{padding-top: 150px !important;}

Canicas (Boliches)

Juego de Habilidad y Destreza

Los primeros vestigios de las canicas, se remontan al Antiguo Egipto y la Roma Precristiana. Han sido siempre consideradas como un juego de evasión de los deberes escolares. Desde el siglo XVIII hasta principios del XX, Alemania fue el centro mundial de la industria de las canicas. En un principio, se hicieron de mármol pero las versiones posteriores, más baratas, fueron de barro o de vidrio. Actualmente, existen canicas de varios tamaños y se fabrican en materiales diversos: alabastro, vidrio, arcilla y metal. Existen muchas formas diferentes de jugar a las canicas, no habiendo en la mayoría de las modalidades, límite de participantes. Básicamente, se trata de enviar una canica de manera que alcance la de un adversario, siguiendo las reglas particulares que se acuerden antes de empezar el juego. En general, si lo consigue el jugador se apodera de la canica que ha tocado.

El gua, es una modalidad de juego que consiste en cavar un agujero en el suelo. Después se traza una línea a unos dos metros, desde donde los jugadores lanzan por turnos su canica hacia el gua. La siguiente tirada, la inicia el jugador que se encuentra más cerca del gua. El primero que consigue el gua, se apodera de todas las canicas que están en el interior del espacio que separa el agujero de la distancia cubierta por el espacio entre el índice y el pulgar extendido. Si dos jugadores caen en el gua en la primera jugada, tienen cada uno de ellos tres tentativas para expulsar la canica adversaria y apropiársela.

Uno de los más populares y también de los más antiguos es el del círculo: una de sus variantes consiste en dibujar un círculo en el suelo, de unos 30 cms. de diámetro y cada jugador pone dentro igual cantidad de canicas, entre dos o tres. Después se traza otro círculo, alrededor del pequeño, de unos dos metros. Cada jugador tira una canica, tratando de dar a alguna de las bolas situadas en el interior del círculo pequeño. Si lo consigue, la bola la bola es suya.

El bombardero, es un juego más sencillo, que consiste también en pintar un círculo en el suelo de unos 30 centímetros y cada niño coloca entre dos o tres canicas en su interior. Luego, se sortean los turnos y a partir de ese momento se comienza a tirar desde fuera del círculo. Las canicas que por efecto del bombardeo, salen del círculo pasan a propiedad del jugador que lo haya conseguido. El juego termina, cuando el círculo se queda vacio.